miércoles, 15 de mayo de 2013

El cementerio medieval de Lantarón. Primeros resultados



Uno de los resultados más significativos de las excavaciones arqueológicas en los alrededores de la ermita de San Martín de Lantarón fue el descubrimiento de un cementerio medieval que se extendía hacia el norte y al sur por toda la plataforma donde se instala la iglesia.

En total, se encontraron 27 tumbas, de las cuales se excavaron en su totalidad 13 y parcialmente 5, por encontrarse cortadas por los límites de los sectores. 9 de los enterramientos descubiertos quedaron sin excavar, aunque fueron documentados y fotografiados. Cabe destacar que, igualmente aparecieron restos óseos humanos descontextualizados.


La tipología de tumba que predominaba en los sondeos realizados era la de tumbas excavadas en roca. Este tipo de tumbas es muy común en el territorio y se documentan en necrópolis cercanas a Sobrón como La Magdalena, Santa Lucía-Santa Olalla, Mioma o la cercana Villanueva de Soportilla, de la que hablaremos en próximas entradas. Algunas de estas tumbas incluían pequeñas lajas que completaban el espacio donde se colocaba al individuo. También se detectó una tumba de lajas, correspondiente a un individuo infantil, y un osario localizado junto a la zapata de la ermita, en el muro norte.
En total, se ha estimado un número mínimo de 29 individuos, 15 menores de 18 años y el resto adultos. En cuanto al sexo de los individuos, solo ha podido establecerse en un individuo, siendo ésta mujer y coincidiendo con ser el individuo enterrado en una tumba cubierta con una gran losa monolítica.
En cuanto al estudio de las patologías, solo en 4 de los 29 individuos se ha podido diagnosticar algún tipo de patología, sin incluir los individuos del osario, que también presentaban patologías de tipo degenerativo.


Por otro lado, cabe destacar la ausencia total de ajuar, cuestión muy común en los enterramientos del territorio norte peninsular a partir de época altomedieval.

Los enterrados seguían la costumbre canoníca de ser inhumados con la cabeza al oeste y los pies al este y todos ellos están colocados en decúbito supino y con las piernas estiradas, encontrándose variantes únicamente en la posición de los brazos, que normalmente están cruzados una mano sobre pelvis o abdomen y la otra sobre el pecho.

Por otro lado, se ha observado la reutilización de algunas de las tumbas, encontrándose este fenómeno en 7 de las 18 tumbas excavadas, lo que representa un porcentaje bastante alto. En la mayoría de las reutilizaciones eran dos los individuos que había en la tumba; igualmente, se encontraron dos tumbas con tres individuos cada una y finalmente otra que contenía cuatro individuos.

Algunos de los huesos han sido enviados para la realización de pruebas de radiocarbono, lo que nos dará una aproximación cronológica a este cementerio y su relación con la ermita de San Martín de Sobrón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario